Avalokitesvara bodhisattva de la Compasión.

Avalokitesvara es el bodhisattva de la Compasión. Es conocido en Tíbet con el nombre de Chenrezig, en China como Guanyn y en Japón como Kannon.

El nombre sánscrito Avalokitesvara se compone de las siguientes partes:

  1. ava, prefijo verbal que significa ‘abajo’;
  2. lokita, participio pasado del verbo lok (‘notar, observar, contemplar’), que aquí se usa en sentido activo (una irregularidad ocasional en la gramática sánscrita);
  3. isvara, señor, gobernante, soberano o amo. De acuerdo con las reglas del sandhi (de unión de palabras), la a final de lokita se une a la i del principio de isvara y se convierte en una e: lokita + isvara = lokitesvara.

Al combinar estas tres palabras queda: ‘el señor que mira hacia abajo [el mundo]’. La palabra sánscrita loka (‘mundo’, cognada del español «local») no está presente en el nombre, pero se entiende implícita.

Guan Shi Yin (kuan shi yin) significa “quien oye los lamentos del mundo”.

Chenrezig es una palabra tibetana compuesta de la partícula chenre, que significa ojos, y zig, que significa mirar, en consecuencia, Chenrezig puede traducirse como “ojos que miran”. De acuerdo a la tradición tibetana la mirada compasiva de Chenrezig protege o guarda a todos los seres sintientes, especialmente a quienes le invocan y más aún si lo hacen con auténtica devoción.

El primer monje budista que se refirió en femenino a Guanyin fue Kumarajiva, al traducir al chino el Sutra del Loto en el 406 d. C. En su traducción, siete de las treinta y tres apariciones del Bodhisattva son de género femenino. Con la introducción del Budismo Tántrico o Vajrayana en China durante la dinastía Tangsiglo VIII, fue creciendo en popularidad la representación de Avalokitesvara como una hermosa figura de rasgos femeninos con vestidos blancos.

Guan Yin ha hecho voto de no entrar en los reinos celestiales hasta que todos los seres vivientes hayan completado su proceso de iluminación y se liberen del ciclo de nacimiento, muerte y reencarnación (samsara).

En la devoción popular, Guanyin rescata a quienes acudan a ella en momentos de dificultad, sobre todo ante los peligros producidos por el agua, el fuego o las armas. La Bodhisattva comprende los sentimientos de temor y responde a las peticiones de ayuda con su Compasión. Como Madre Misericordiosa, oye las peticiones de quienes desean tener hijos. La técnica de curación energética llamada Magnified Healing® es atribuida por sus seguidores a la inspiración de Guan Yin. Así mismo el Movimiento Mahakaruna (La Gran Compasión), ha dado a conocer las “108 Glorias de Guanyin”, promulgadas por S.G. Devadip Baghwan Singh, como una eficaz oración transformadora.

El Budismo Tibetano relaciona a Chenrezig con el mantra de seis sílabas Om mani padme hum. Por ello, Chenrezig es también denominado Shadakshari (“Señor de las Seis Sílabas”). La conexión entre este famoso mantra y Avalokite?vara ya ocurre en el Sutra Karandavyuha (probablemente de fines del cuarto o comienzos del quinto siglo de nuestra era), una de la primeras obras budistas que llegó al Tíbet.

Aunque existen diversas interpretaciones de sus múltiples significados, la escuela Drikung Kagyu enseña la siguiente explicación:

  • Om: Cuerpo, actitud compasiva
  • Mani: Joya, acción compasiva efectiva
  • Peme, Padme: Loto, sabiduría
  • Hum: Sinergia resultante de la unión entre MANI y PEME

Una conocida leyenda budista narra que Avalokitesvara hizo el voto de nunca descansar hasta haber liberado a todos los seres sensibles del samsara. A pesar de su agotador esfuerzo, se dio cuenta de que todavía quedaban muchos seres desgraciados por salvar. Después de luchar para comprender las necesidades de todos, su cabeza se dividió en once partes. El buda Amitabha, al observar su apremio, le dio once cabezas para oír los lamentos de los sufrientes. Al oír esos clamores y comprenderlos, Avalokite?vara intentó alcanzar a todos aquellos que necesitaban ayuda, pero encontró que sus brazos se destrozaban. Una vez más, Amit?bha vino en su ayuda y lo dotó con mil brazos para que pudiera ayudar a las multitudes sufrientes.

Muchas versiones himalayas de este cuento incluyen ocho brazos con los cuales Avalokitesvara hábilmente sostiene el dharma, cada uno de los cuales posee su implemento particular, mientras que las versiones chinas más específicas dan diferentes cuentas sobre su número.

photo credit: Nemo’s great uncle via photopin cc

photo credit: Mara ~earth light~ via photopin cc

photo credit: _william via photopin cc

fuente: http://es.wikipedia.org/wiki/Avalokite%C5%9Bvara

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *

Aquest lloc utilitza Akismet per reduir els comentaris brossa. Apreneu com es processen les dades dels comentaris.